Javier Peñoñori: poesía en estrofas de seis cuerdas

Javier Peñoñori: poesía en estrofas de seis cuerdas

La guitarra dicta poemas, ¿o son los dedos del guitarrista? Quizás escriban juntos. La sensibilidad de la caricia, el rozar de las yemas -callos que parecen mapas de una historia de amor- sobre las cuerdas es la que inspira al instrumento a cantarnos su historia en estrofas de seis líneas. No es virtud de cualquiera.
Javier Peñoñori nos da una clase magistral de poesía en su nuevo disco Todos los Silencios del Mundo, doce temas en los que la profundidad del folklore en la guitarra argentina adquiere dimensiones desconocidas, aventurándose por caminos con tonalidades deliciosas que logran tocar una fibra nostálgica y alegre al mismo tiempo: como el recuerdo de una anécdota frente al fuego de un asado.
La belleza es difícil de describir. Pocas palabras le hacen más honor a este disco. Quizás haya algo de magia en las cuerdas de la guitarra de Peñoñori, como un arte milenario que nos arranca de la realidad para permitirnos apreciar que en los silencios se esconde el tesoro del mundo y que en su musicalidad habitan los colores de paisajes lejanos.
Al momento de lanzar este -su noveno disco-, el artista contó: “fui entendiendo que escuchar es la llave para seguir aprendiendo a volar y explorar el otro lado de los silencios del mundo. Y la poesía está ahí / la música está ahí: en las entrañas del mismo paisaje, con su historia, la memoria y su gente…”.
No queda más que decir, todo el resto está escrito en doce canciones inolvidables. Denle play y hagan silencio, allí quizás se esconda el secreto.